Encuentra tu especialista y pide una cita

1 500 profesionales están aquí para ayudarte.

Avanzado
Buscar
  1. Inicio
  2. Me lesioné… ¿me pongo hielo/frío?

Me lesioné… ¿me pongo hielo/frío?

hielo-crioterapia
La aplicación de frío con fines terapéuticos tiene registros desde el antiguo Egipto (1500 años A. C.), pero es en la década de 1960 donde comienza su máxima utilización, siendo a finales de los 70´s, cuando se hace popular su aplicación en caso de lesiones agudas y cuando hay inflamación.

La popularización de la crioterapia se hizo posible gracias al aporte del Dr. Gabe Mirkin, quien describió en su libro de medicina deportiva los métodos y tiempos de aplicación de crioterapia con los que se disminuía o desaparecía por completo el dolor y se controlaba la inflamación y lo que genera más alarma: el edema (hinchazón).

El Dr. Mirkin, además, describe el método RICE, acrónimo en inglés de Rest, Ice, Compression y Elevation, es decir: reposo, hielo, compresión y elevación. 
El método rice sugería que la inflamación debía ser controlada para tener una recuperación  más rápida siguiendo las siguientes pautas:
  • Tener reposo, es decir, ausencia de movimiento en la zona lesionada.
  • Aplicar frio, por lo general cada dos horas.
  • Comprimir la zona con vendas y 
  • Mantener el segmento elevado.
Ahora, tras una lesión, la respuesta fisiológica normal del cuerpo humano es producir inflamación, de hecho, es el segundo evento de reparación de tejidos en nuestro cuerpo. Si quieres saber más sobre la reparación de los tejidos, házmelo saber en los comentarios. 
Pero esa inflamación va acompañada de dolor, de aumento de temperatura local, de enrojecimiento y aumento de volumen (en adelante, edema), razones por las cuales se pensó que la aplicación de hielo era positiva, pues disminuía el dolor, el calor en la zona, el enrojecimiento y además el edema.
Lo negativo de la aplicación del frío es que se frena por completo el proceso que repara los tejidos. 
El dolor es una consecuencia de una alta actividad metabólica, responsable del aumento de temperatura y enrojecimiento, lo que es indicio de que las células están trabajando al máximo en la zona. El edema, sucede por la vasodilatación (reacción normal para aumentar la cantidad de sangre en una región) . 
Imagina que vas a construir una pared. Necesitas materiales como ladrillos, arena, cemento para construirla, pero  no dispones de la cantidad suficiente de cemento o arena o incluso la cantidad requerida de ladrillos, y además, intentas construir en un día lluvioso. Es posible que la pared no sea perdurable o estable ya que no tiene la cantidad de materiales que se precisa y además no tiene las condiciones favorables.
Al aplicar frío, disminuyes la actividad metabólica, haciendo que la reparación sea más lenta. Por otra parte, se produce vasoconstricción, lo contrario a la vasodilatación, disminuyendo el flujo sanguíneo, lo que reduce la llegada de células que reparan el tejido y que formarán colágeno.
El frío en la fase aguda de una lesión es equivalente a disponer de materiales incompletos al construir una pared. Las condiciones inadecuadas, como la lluvia en el día de la construcción, la proporciona la ingesta de medicamentos anti inflamatorios, pero eso es tema de otro post.
Así que evita bajo toda circunstancia aplicarte frió cuando tengas un esguince, un golpe, torcedura, falseamiento, tendón montado, agallon. Acude con un fisioterapeuta. 
NO OLVIDES: desde el año 2016, el propio Dr. Gabe Mirkin, recomienda NO APLICAR frío en la etapa aguda de una lesión.
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja tu comentario